MADRE DE JACK (30 Rock): "Supongo que pensarás que los padres de Liz son más cariñosos que yo"
JACK: "Madre, hay células terroristas más cariñosas que tú"

domingo, junio 15, 2008

THE OFFICE ME HA DEVUELTO A LA VIDA

He vuelto!! Perdón a todos por este hiatus de dos semanas que me ha mantenido alejado del teclado, pero he tenido unos días locos en el trabajo, con muchos viajes y demasiado curro, y casi no he tenido tiempo ni para dormir. Eso sí, no os preocupéis que he seguido viendo series al mismo ritmo de siempre. De hecho, con el final de Lost he podido ponerme al día en muchas otras que tenía en stand by, y hoy precisamente vengo a hablar de una de ellas: The Office (Puede que se me escape algún spoiler de la tercera temporada).

“Que no se me cabree nadie, pero en lo poco que llevo visto, no me está pareciendo ninguna maravilla. Tiene sus puntos, sí, pero Carrell no es precisamente uno de mis cómicos favoritos y eso lo estoy notando.”

Esta insensatez la dijo un servidor hace 2 meses, cuando en pleno apogeo de How I met your mother decidí ponerme con esa serie de culto de la que todo el mundo hablaba, y de la que yo solo sabía que salía el susodicho Steve Carrell, poniendo caras y diciendo cosas sin sentido.

Esa fue mi primera impresión, la que según los expertos cuenta en la vida real, pero no en el mundo de las series, donde un teléfilo como yo tiene el derecho y la obligación de presentarse ante sus lectores y gritar a los cuatro vientos: Me equivoqué.

Porque sí, The Office es una propuesta fresca, dinámica, endiabladamente divertida, que huye del recurso facilón del tropezón o de la risa enlatada, y que basa todo su potencial (que es muchísimo) en el uso del ingenio, los silencios y las miradas.

Cometí el gran error de no escuchar a la voz de la experiencia, y empecé a verla doblada al castellano, con todo lo que eso supone. Dicen (y digo) que hay series que no requieren ser vistas en V.O. para poder ser disfrutadas al 100%. Yo soy un firme defensor de las series con subtítulos, pero no puedo evitar sacar a relucir mi lado vaguete con series como Me llamo Earl, Friends o Scrubs, las cuales aún no he conseguido ver en V.O. De hecho, es este género, la comedia, la que siempre intento ver en mi idioma, para no tener que andar traduciendo los chistes y perder así gran parte de su frescura. Con The Office seguí esa misma regla y me equivoqué, pero no fue hasta que empecé la 3ª temporada de How I met your mother en inglés, que me di cuenta de que las comedias también se pueden disfrutar con un legen-dary, en lugar de legen-dario.

Así que lo dicho, la segunda temporada de The Office ya la empecé en V.O….y vaya cambio. No se si fue porque la serie cambió mucho de un año a otro, o porque efectivamente es IMPRESCINDIBLE verla sin doblar, pero era un programa nuevo. Al principio seguía sin tragar mucho a Michael Scott. Me cansaba muchísimo su forma de dar por saco en la oficina, pero gracias a eso, me fui centrando en otras cosas.

Dwight, por ejemplo, es ese compañero que nadie quiere tener cerca en el trabajo: es chivato, lameculos, ridículamente estricto y casi podríamos decir que su foto debería aparecer en el diccionario si buscáramos la palabra “friki”. Hernan Casciari lo retrató mejor que nadie (como casi siempre) en este artículo dedicado a las patologías de este singular elemento.

Rainn Wilson ha conseguido alcanzar con su personaje algo que nunca creí que llegaría a decir: estar a la misma altura que Neal Patrick Harris y su inconmensurable Barney. ¿A que esta simple frase casi es suficiente para empezar a ver la serie? Pues aún hay más.

Uno de los puntos fuertes de The Office son las bromas que Jim le gasta al propio Dwight. Las primeras eran muy elaboradas, aunque algo obvias (meter todo su material en gelatina), pero poco a poco fueron haciéndose mejores, como cuando Jim le cuenta a cámara que ha estado moviendo la mesa de Dwight hacia el baño, un poquito cada día, centímetro a centímetro, hasta que ha acabado junto al inodoro. Temía que estas bromas se acabaran cuando Jim pidió el transfer a la oficina de Stamford, pero por suerte, este chico tiene recursos:

“I don't have a ton of contact with the Scranton branch, but, before I left, I took a box of Dwight's stationery. So, from time to time, I send Dwight faxes. From himself. From the future: “Dwight, at 8am today, somebody poisons the coffee. Do not drink the coffee. More instructions will follow. Cordially, Future Dwight”.

Michael Scott seguía sin hacerme mucha gracia, así que seguí fijándome en otras cosas: la relación de Pam y Jim, por ejemplo. Una enternecedora historia de miradas, juegos y frases a medio decir, que Jenna Fischer y John Krasinski han sabido transmitirnos de manera magistral. ¿Quién no ha odiado a Roy alguna vez, por no dejar libre a Pam para que pudiera, por fin, ser feliz?

Y además de todo eso, estaba Stanley, la versión en carne y hueso de Cleveland de Padre de familia, o Kevin ese zoquete encantador de contabilidad, o Angela la ultraconservadora de la oficina (que pronto se convierte en novia de alguien, a pesar de no aprobar los romances en el lugar de trabajo). Y Phyllis, y Ryan, y Toby… todos absolutamente geniales.

Y luego, de repente, mientras disfrutaba con esta nueva familia, caí en la cuenta de que había un nexo común entre todos ellos, el punto de referencia en el que todos se apoyaban para ser aún más divertidos: Michael Scott, el gran Steve Carrell, ese Jim Carrey venido a menos que poco a poco, pasito a pasito, había conseguido llegar a lo más alto del podio, y alzarse con el primer puesto de loco de la oficina. Es difícil describir a Michael. La mayor parte del tiempo no es más que un bufón del que todos sus empleados se ríen, pero hay momentos en los que esa risa se convierte en lástima… y ahí es aún más divertido.

Durante la segunda temporada me gustó especialmente su relación con Jan, su jefa en la central de Nueva York, y cómo evita hablar delante de la cámara de lo que pasó aquella noche, aunque en el proceso de absolutamente todos los detalles.

El caso es que he visto la segunda temporada en 2 días, devorando capítulo tras capítulo, y ya llevo 8 de la tercera, por lo que pronto me pondré al ritmo de USA, y podremos empezar a disfrutar todos al unísono de esa joya que yo tenía enterrada y que, por suerte, salió a la luz.

10 comentarios:

Moltisanti dijo...

La segunda temporada me la pude bentilar en 2 o 3 dias, es decir, me engancho muchisimo!! Motivos pues todos los que has expuesto y mas. Cada capitulo es diferente y original pero sobre todo te hace pasar un genial rato y a veces te hace reirte a carcajadas.

Que Dwight es genial, no lo dudo ni lo mas minimo. La pareja Jim y Pam ya me etsaba cansando pero viendo como acabo la segunda, mi interes resurgio, eso si, al no haber visto nad a de la tecera nose como seguira el tema...

Y de michael que voy a decir, me encanta y le odio, mehace reir y me hace pasar verguuenza ajena pero sobre todo es el mejor personaje d ela serie. Su no-relacion con Jam.... jajajaja.

Un placer volver a verte escribir...

ALX dijo...

Si es que The Office es mucha comedia y al principio el personaje de Michael Scott, puede echar para atrás. Pero desde el momento en que ves ese vídeo en el que aparece de pequeño ya no puedes hacer otra cosa que comprenderlo.

Sunne dijo...

Yo vi la primera en la Sexta y juro que es el peor doblaje que he visto. A ver si retomo fuerzas y ya empiezo con la 2º en V.O.

Un telespectador más dijo...

Por ahora no he visto nada de esta serie, y eso qeu las comedias de 20 minutos me enacantan, tendré qeu darle una oportunidad este verano ya que todos la poneis tan bien.
Saludos

Ánade dijo...

Yo la he descubierto recientemente y me ha encantado. Aún no he empezado con la segunda temporada porque tengo pensado comprarme el DVD dentro de unos días, pero vamos, que me muero de ganas por ver más de la serie.

Mi favorito es Michael Scott, es tan patético que es imposible no quererle. :D

LUIH dijo...

Yo ahora que voy por la 3ª temporada, me reafirmo en lo de que Dwight es una especie de mezcla entre Barney y Kennet de 30 rock. Con eso lo digo todo

Sunne dijo...

que me estas contando Luih??? comparas al dios Barney?? uohh

Joshua Fenoy dijo...

Una pagina muy interesante espero que nos podamos linkear.

Joshua

La caja plana dijo...

Hola!

Este blog ha entrado a formar parte del Ranking III de La caja plana en el que están los mejores blogs de televisión.

Puedes consultar los 10 primeros http://lacajaplana.blogspot.com y la lista completa en http://lacajaplana-ranking.blogspot.com

LUIH dijo...

Pues muchas gracias hombre, me hace mucha ilusión ;)