MADRE DE JACK (30 Rock): "Supongo que pensarás que los padres de Liz son más cariñosos que yo"
JACK: "Madre, hay células terroristas más cariñosas que tú"

viernes, enero 18, 2008

¿A QUIEN NO LE GUSTA EL DINERO?

Pregunta: ¿Por qué nos volvemos locos por series elitistas, donde se destila poder, dinero, vanidad y cotilleos? Si. No lo neguéis. Sé que vosotros también veis Gossip Girl y os odio por haberme hecho descubrirla. Muchos aseguran que estamos ante un renovado The O.C., pero ambientado en Nueva York: niño rico, niño pobre, muchas niñas ricas, líos entre ellos, niña rica que intenta cambiar…niña rica 2 que jamás podrá cambiar…Todo aderezado con un ambiente de muchísimo dinero en la parte más cosmopolita de la Gran Manzana.


Tengo que decir que la cosa empezó mal. Cuando puse el piloto, lo primero que sonó fue esa canción que empieza con silbidos, (no recuerdo el nombre, pero es la misma que la de Cuestión de Sexo) la cual aborrezco, sobre todo porque se me queda metida en la cabeza durante todo el día y me tiro silbando el resto de la jornada, cagontó. Pero bueno, superado esto nos encontramos, como digo, con mucho clichés que nos presentan de la siguiente manera: Serena (Blake Lively), la chica más “in” entre la juventud neoyorquina, ha vuelto de una larga escapada en un internado, al que se marchó sin decir nada a nadie, ni siquiera a su adorada amiga Blair (Leighton Meester, la jovencita que le tira los trastos a House en su tercera temporada), que ahora está de uñas con ella. Blair tiene un novio desde preescolar, Nate (Chace Crawford), quien a su vez se siente incómodo por la vuelta de Serena, ya que tuvieron un pequeño affaire durante una fiesta. En este grupo falta Chuck (Ed Westwick), que lejos de parecerse a la protagonista de Pushing Daisies, con la que comparte nombre, es otro niño rico alocado y alcohólico, que está dispuesto a exprimir la vida hasta la última gota al más puro estilo Dorian Grey, solo que sin el colchón de un viejo retrato que se va pudriendo en la buhardilla. Al margen de este grupo, aunque no por mucho tiempo, se encuentran dos hermanos, Dan (Penn Badgley) y una guapísima Jenny (Taylor Momsen), que viven en Brooklyn, en la parte “normal” de la ciudad. Ella suspira por integrarse en ese exclusivo círculo de amistades altivas, y él…bueno, él suspira por Serena, desde que ella le dijo “Hola” en una fiesta, unos cuantos años atrás. Y a partir de aquí, el acabose: infidelidades, alcohol, padres que presionan a sus ricos herederos, lujo, y sobre todo cotilleos. Muchos cotilleos. Y es que la omnipresente Gossip Girl parece estar al tanto de absolutamente todo lo que sucede en la vida de estos jóvenes.

Y precisamente ella es el nexo de unión entre todo esto. La Gossip Girl (Chica de los cotilleos), a quien por cierto pone voz Kristen Bell (Veronica Mars, Elle en Heroes,…) que se esfuerza por mantener informado a todo el rebaño de jóvenes sobre-hormonados y narcisistas que viven en el Upper East Side. Y amén si lo consigue. Todos viven colgados de sus móviles esperando más carnaza fresca para saciar su hambre de curiosidad.

Me gustan las historias que se desarrollan en grandes ciudades. No se si influirá en mi juicio el hecho de que viajar a Nueva York es uno de mis sueños (véase apartado “obsesiones”, en el margen derecho del blog) y casi todo lo que tiene que ver con esta ciudad termina gustándome: Cómo conocí a vuestra madre, Friends, Everwood (bueno, vale, solo sale en unos cuantos capítulos, pero mola), entre muchas otras.

¿Que si se parece a The O.C.? Puede ser. Nunca he sido capaz de ver más de 20 minutos seguidos de esta serie, en la que lo único que se salvaba era el ingenio de Adam Brody, al que ya conocía como el primer novio de Lane en Chicas Gilmore. Ah! También se que salía Mischa Barton, esa chica que sale de fiesta con Paris Hilton y que SPOILER, muere en la última temporada. Si, aunque no la vea me gusta estar enterado de las cosas. Si tuviera que buscar una comparación, yo lo haría con la peli de “Crueles intenciones”, con Reese Whiterspoon y Ryan Phillips, sobre todo por la ambientación y el aroma a poder que se respira durante toda la serie (bueno, y por lo malas que son las protagonistas…). De momento solo he podido ver un par de capítulos de esta nueva serie, pero el hecho de que sea una misma historia dividida en capítulos (¡por fin! Tampoco es tan difícil) y no una historia nueva cada capítulo, me hará seguir viéndola, al menos hasta que el argumento siga enganchándome, y de momento…

Mención especial para la cabecera: cortita, directa, y con ese “You know you love me, xxx” final que me encanta. No se vosotros, pero salvo contadas excepciones, prefiero eso a largas cabeceras con músiquita que terminas aborreciendo y en los que se empeñan en meter los nombres de toooooodo el cast. A ver cuando aprenden de Lost: pantalla en negro, rótulo en blanco que se acerca, y sonido de misterio. Fin.






Bueno, en resumidas cuentas. Cometí el error hace unas semanas de leer esta entrada en el blog de Adri, en el que hablaba de nuestros placeres culpables. “¿¿Una serie sobre niños ricos?? ¡En la vida!” me dije a mí mismo. Pero la carne es débil e Internet demasiado rápido, así que aquí estamos, esperando a ver que nos depara el siguiente cotilleo.

7 comentarios:

Sunne dijo...

Luih, bienvenido a mi mundo, ya eres uno de los nuestros, un droga-series, entras, lees un consejo y te tragas una serie entera, estamos destinados a ver todas las series tras la huelga.

Yo tambi´n vi el piloto de esta serie por culpa de ese post, y la verdad me gustó, pero aún no he seguido con ella...

lo de la canción, si estas todo el dia cantadola es que han hecho bien su trabajo...

ti titi ti ti_tí ti_ti_tí, ti titi ti ti_ti-tí ti_ti_tí

LUIH dijo...

jajaja, si si, esa canción es. Ya con a letra me he acordado, jajaja. La verdad es que si algo hay que agradecerle a la huelga, es la oportunidad que nos está dando para expandir nuestras mentes más allá de Lost, Heroes y Prison Break.

ALX dijo...

A lo tonto, al final media blogsfera teléfila se ha enganchado a esta serie. Si es que la huelga nos está haciendo mucho daño XDDD

Ánade dijo...

Pues fíjate que a mí "Gossip girl" me llama un montón. Y eso que soy muy de series teen.

Mi calendario de huelga ya anda completo con "Alias" y "A dos metros bajo tierro", pero estoy pensando seriamente hacerle un huequillo a ésta-

Saludetes!

LUIH dijo...

Anade, pruebala que no te defraudará. Yo de momento ahi sigo. Ya voy por el capi 5 (tampoco quiero devorarlos todos en una tarde) y cada vez está mas interesante. Pero que pecoras son!!!!

Crítico en Serie dijo...

Yo la miré porque era de schwartz, el mismo que OC. Hay quién dice que es OC en Nueva York, pero en realidad no lo es. Esta serie está hecha con un enfoque exclusivamente adolescente, y OC tenía un target más amplio, que buscaba espectadores de entre 20-35 (aprox, q conste). Además, los hilos de los padres y adultos eran mucho más firmes y en gossip girl son bastante funcionales...

Aún así, me gusta. Lástima que parecía que iba a ser mucho más bestia de lo que es. Pensaba que sería mucho más frenética. Que cortarían, volverían a salir y volverían a cortar en el mismo episodio. Más al estilo OC. Pero bueno, que lo vale.

(y yo no me avergüenzo de decir que la miro. jejej)

Pablo dijo...

No sé como estará Gossip Girl... (espero no tener que engancharme), pero, dios, como está Blake Lively!! No, si al final voy a tener que verla...